NASA apunta hacia rápidos cambios climáticos, incluyendo varios metros de aumento del nivel del mar

A la tasa actual de incremento de dióxido de carbono en la atmósfera, probablemente el planeta experimente varios grados de incremento en la temperatura global y cambios a gran escala como la pérdida de las capas de hielo que podrían llevará un aumento en el nivel del mar de varios metros en este siglo.

Según ha afirmado James Hansen de la NASA en un artículo reciente.

La temperatura media global de la superficie de la Tierra ha aumentado 0.8 grados Celsius desde 1880, y ahora se está incrementando a una tasa de cerca de 0.1 grados por década.

Esta imagen muestra como es la temperatura de 2010 comparadas con la temperatura promedio del periodo base 1951-1980, según los datos analizados por los científicos del Instituto Goddard de la NASA.

En una nueva investigación sobre la historia paleoclimática de la Tierra realizada por el Instituto Goddard de la NASA, el director James Hansen sugiere un potencial para rápidos cambios climáticos durante este siglo, incluyendo varios metros de aumento del nivel del mar, si el cambio climático no es reducido.

Estudiando como el clima de la Tierra respondió a cambios naturales en el pasado, Hansen investigó una de las cuestiones fundamentales originada por el cambio climático causado por el hombre:

¿Cuál es el nivel peligroso de cambio climático? Algunos líderes internacionales han sugerido el objetivo de limitar a dos grados Celsius respecto de tiempos pre-industriales para evitar un cambio catastrófico.

Pero Hansen dijo en una rueda de prensa en un encuentro en la American Geophysical Unidon en San Francisco el pasado 8 de diciembre, que un calentamiento de dos grados podría llevar a cambios drásticos, tales como una pérdida significativa de la capa de hielo en Groenlandia y en la Antártida.

Basado en el trabajo de análisis de la temperatura de Hansen en el GISS, la temperatura superficial global media de la Tierra se ha elevado 0.8 ºC desde 1880 y ahora se está calentando a una tasa de más de 0.1 ºC cada década.

Este calentamiento es mayormente conducido por el incremento en gases de efecto invernadero, particularmente el dióxido de carbono, emitido por la quema de combustibles fósiles en centrales térmicas, en coches y en la industria.

A la tasa actual de quema de combustibles fósiles, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se habrá doblado respecto de los niveles pre-industriales para mediados de siglo. Doblar el nivel de dióxido de carbono causaría un calentamiento eventual de varios grados, según Hansen.

En la reciente investigación, Hansen y el coautor Makiko Sato, también del GISS compararon el clima de hoy, el Holoceno, con un periodo similar de épocas interglaciares – periodos cuando las capas de hielo polar existen pero el mundo no era dominado por los glaciares.

Estudiando corales perforados de capas de hielo y sedimentos en el océano profundo, Hansen encontró que las temperaturas medias globales durante el Eemiano, que comenzó hace 130.000 años y duró cerca de 15.000 años, fueron un grado menos cálido que hoy.

Si las temperaturas subieran 2ºC sobre tiempos pre-industriales, la temperatura global media podría exceder con mucho la del Eemiano, cuando el nivel del mar fue de cuatro a seis metros más alto que hoy, afirmó Hansen.

“El registro paleoclimático revela un clima más sensible que lo que pensábamos, incluso a partir de hace pocos años. Limitando el calentamiento causado por el hombre a dos grados no es suficiente,” dice Hanen: “Sería una receta para el desastre”.

Hansen centró gran parte del trabajo en como las regiones polares y en particular, las capas de hielo de la Antártida y de Groenlandia reaccionan a un mundo cálido.

Dos grados Celsius de calentamiento haría un planeta Tierra mucho más cálido que durante el Eemiano, y lo llevaría más cerca de las condiciones del Plioceno, cuando el nivel del mar era unos 25 metros más alto que hoy, Hansen comentó.

Usando la historia climática de la Tierra aprendemos más sobre el nivel de sensibilidad que gobierna la respuesta del planeta al calentamiento de hoy. Hansen, dijo que el registro paleoclimático sugiere que cada grado Celsius que sube en la temperatura global finalmente podría suponer 20 metros de subida del nivel del mar.

Sin embargo, que el nivel del mar se incremente debido a la pérdida de la capa de hielo sería esperable que ocurriera durante siglos, y grandes incertidumbres permanecen en la predicción de cómo se originará la pérdida de hielo.

Hansen hace notar que la desintegración de la capa de hielo no será un proceso lineal. Este deterioro no lineal que ya se ha visto en lugares vulnerables tales como el Glaciar Pine Island en el Oeste de la Antártida, donde la tasa de pérdida de hielo ha continuado acelerando durante la pasada década.

Datos de Gravity Recovery de la NASA y del satélite Climate Experiment – GRACE es ya consistente con la tasa de pérdida de masa de hielo marino en Groenlandia y el oeste de la Antártida que se dobla cada diez años.

El registro GRACE es demasiado corto para confirmar esto con gran certidumbre, sin embargo, la tendencia en los pasados últimos años no lo descarta, según Hansen. Esta tasa continuada de pérdida de hielo podría causar varios metros de aumento del nivel del mar para 2100.

Los núcleos sedimentarios del océano y el hielo de las regiones polares indican que las temperaturas en los polos durante épocas previas – cuando el nivel del mar era algunas decenas de metros más alto- no está demasiado lejos de las temperaturas que la Tierra podría alcanzar este siglo si todo sigue en la trayectoria actual.

“No tenemos un colchón sustancial entre el clima de hoy y un calentamiento peligroso“, comenta Hansen, “La Tierra está a punto de experimentar un fuerte realimentación amplificada en respuesta al moderado adicional calentamiento global.”

Consideraciones detalladas de un nuevo objetivo de calentamiento y como llegar allí supera el objeto de esta investigación, dijo Hansen. Pero esta investigación es consistente con averiguaciones anteriores de Hansen en las que el dióxido de carbono necesitaría retroceder desde las 390 partes por millón en la atmósfera hoy a las 350 pares por millón para estabilizar el clima a largo plazo.

Mientras los líderes continúan discutiendo un marco de reducción de emisiones, las emisiones globales de dióxido de carbono han permanecido estables o se han incrementado en los últimos años.

Hansen y otros indican que mientras que la evidencia paleoclimática dibuja una imagen clara de como era el anterior clima de la Tierra, pero usándolo precisamente para predecir como el clima podría cambiar a escalas muchas más cortas de tiempo en respuesta a la inducción humana, muestra signos de respuesta, incluso en los caos de “lentas realimentaciones” tales como cambios en las capas de hielo.

La emisión por causas humanas de dióxido de carbono en la atmósfera también presenta a los climatólogos algo que nunca habían visto en 65 millones de años de registros de los niveles de dióxido de carbono. Una tasa drástica de incremento que hace difícil predecir como de rápido la Tierra responderá.

En periodos cuando el dióxido de carbono se ha incrementado debido a causas naturales, la tasa de incremento promediada de 0.0001 partes por millones por año – en otras palabras, 100 partes por millón cada millón de años.

La quema de combustibles fósiles está ahora causando que las concentraciones de dióxido de carbono se incrementen en dos partes por millón al año.

“Los humanos han sobrepasado los lentos cambios naturales que ocurren en escalas de tiempo geológicas”, concluye Hansen. www.ecoportal.net

Traducido por Mario Cuellar

Matéria do Globalízate, socializada pelo Ecoportal.net.

EcoDebate, 23/01/2012

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Copy Protected by Chetans WP-Copyprotect.